Limpiaparabrisas y limpia faros ¿Por qué debemos hacer su mantenimiento?

La función del limpiaparabrisas en la conducción es la de permitirnos una buena visibilidad. Si este, así como el limpiafaros, no se encuentra en buen estado, aumenta el riesgo de sufrir un accidente. ¿Sabes cómo hacer su mantenimiento?

La importancia del limpiaparabrisas

Alrededor del 90% de toda la información que recibimos del tráfico se produce a través de la vista. Por este motivo, más del 80% de los accidentes que se producen en la carretera están relacionados con la falta de visibilidad en la carretera. No solo por ser de noche, sino porque los elementos de seguridad no se encuentran en buenas condiciones.

Dichos elementos, como el limpiaparabrisas o el limpiafaros, cobran mayor importancia cuando las condiciones meteorológicas son adversas. Según las estadísticas, cerca del 20% de los accidentes mortales tienen lugar en días de lluvia, nieve, niebla o granizo.

Dado que el clima puede ser imprevisible y no sabemos cuándo nos sorprenderá exactamente una tormenta o la niebla, es conveniente realizar un mantenimiento regular del limpiaparabrisas. Vamos a ver a continuación cómo podemos llevar a cabo el mismo.

Cambio del limpiaparabrisas y el limpiafaros

Como todos los elementos de un vehículo, el limpiaparabrisas y el limpiafaros tienen una vida útil limitada. Cuanto más los cuidemos, mayor será esta, pero tarde o temprano llegará el momento de sustituir unas por otras.

Si al activarlos no aparecen rayas en el parabrisas, o si de hacerlo son tres como máximo en el campo exterior, sabremos que por el momento están funcionando bien. Cuando las rayas permanentes que aparecen en el campo visual llegan a cuatro o vemos hasta doce pero de manera intermitente, debemos considerar sustituir el parabrisas. También se aplica cuando haya rayas de manera uniforme.

Por último, cuando las escobillas no son capaces de limpiar determinadas zonas o vemos que quedan marcas, es hora de sustituirlas por unas nuevas. Para el limpiafaros, estos son obligatorios cuando el vehículo utiliza luces de xenón. Y de acuerdo con el Manual de Procedimiento de las Estaciones ITV, este debe estar presente si el flujo luminoso de las luces de cruce es superior a 2.000 lumen. Por lo tanto, debemos sustituirlos cuando dejen de funcionar.

Mantenimiento del limpiaparabrisas

Si deseamos prolongar la vida útil del limpiaparabrisas, podemos tomar una serie de precauciones y de medidas para lograrlo. No obstante, debemos tener presente que los limpiaparabrisas que son dobles, suelen durar la mitad que los sencillos.

En primer lugar, cuando realicemos la limpieza del vehículo, habrá que hacer también la del limpiaparabrisas. Basta con pasar un paño humedecido por las escobillas para quitarle la suciedad que se haya ido acumulando. Esto se debe a que los productos químicos pueden dañar las gomas, haciendo que pierdan eficacia.

Si vivimos en zonas donde las temperaturas son muy bajas, debemos revisar el líquido anticongelante del limpiaparabrisas. De lo contrario, la lengüeta de goma puede romperse si se congela. Y si aparcamos en la calle, se recomienda poner un cartón o algún plástico bajo las mismas. Por último, no debemos accionar el limpiaparabrisas si se ha formado hielo.

Con este sencillo mantenimiento del limpiaparabrisas lo mantendremos en buen estado durante mayor tiempo. Si es hora de cambiar el tuyo, puedes acercarte a nuestras instalaciones en Álvarez Automóviles o contactarnos de la manera que te sea más cómoda.