• La gasolina contra el diésel - surtidor de gasolina

A la hora de elegir un vehículo, son muchas preguntas las que nos planteamos. Una de ellas es la referente a la gasolina y el diésel; una elección que dependerá del uso que vayamos a darle al coche, entre otros factores.

Gasolina contra el diésel – Diferencias

Diferencias entre la gasolina y el diésel

Tanto la gasolina como el diésel son derivados del petróleo que se utilizan como combustible de motores. Sin embargo, el ciclo de combustión de cada uno de ellos es distinto, lo que hace que el rendimiento y los usos varíen ligeramente.

La gasolina viene a ser una mezcla de hidrocarburos a partir del petróleo que se obtienen con una destilación fraccionada. Además de para motores se utiliza en lámparas y estufas. Su densidad es de 680 g/L. El diésel o gasoil es por el contrario un hidrocarburo líquido de densidad de 832g/L y compuesto por parafinas. Se emplea en motores y calefacción.

Ambos motores son de combustión interna, por lo que el combustible se mezcla con el aire y se comprime en los cilindros. Cuando explota, empuja los pistones conectados a la transmisión y se activan las ruedas. Cuantos más cilindros, mayor fluidez y potencia en ambos motores.

Sin embargo, el proceso de encendido del combustible en cada motor es diferente. En los de gasolina, se comprimen y llegado un momento la bujía es la que enciende la mezcla. Pero en el diésel, estas no existen. La explosión se produce de manera espontánea debido a la compresión extrema de aquel.

Qué tipo de combustible elegir

Tras el boom que el diésel supuso hará una década en la venta de vehículos, su éxito ha comenzado a decaer. Los motivos tras este descenso se deben principalmente a los posibles impuestos que recaerán sobre estos, ya que se trata de coches que contaminan más.

Aunque el diésel emite menos dióxido de carbono, las emisiones de óxidos de nitrógeno son elevadas, por lo que se reduce el cuidado del medio ambiente. Además de este problema, el diésel resulta rentable únicamente cuando recorremos muchos kilómetros por carretera.

El consumo de combustible en ambos motores es cada vez más similar, usen gasolina o el diésel. La diferencia en ciudad es de 1,8l/100 km, mientras que fuera es de 1l/100 km. El precio del combustible tampoco ofrece un gran ahorro. Si hace años el diésel tenía un precio un 14% más bajo, en la actualidad es únicamente un 5%.

Por último, la adquisición de un coche que funciona con diésel supone un coste más elevado. No solo el precio de compra tiene un valor más alto, sino que el coste del seguro, así como el mantenimiento del vehículo, son también más caros y más complejos, respectivamente.

Gasolina contra el diésel – A modo de resumen, el diésel supone una inversión rentable cuando vamos a recorrer más de 160.000 km durante la vida del vehículo. Es desde los 200.000 cuando podemos obtener un beneficio con la elección de este tipo de motores.

Por |2018-09-29T10:22:19+00:00septiembre 29th, 2018|Información de interés|