¿Cómo saber si debo cambiar las ruedas del coche por desgaste?

Para mantener nuestro coche funcionando correctamente y evitar posibles accidentes, se recomienda revisar el estado de los neumáticos con cierta frecuencia. Aunque cada marca puede tener sus recomendaciones específicas, la normativa nos da instrucciones acerca de cuándo cambiar las ruedas del coche. Hoy vamos a hablar sobre el desgaste concretamente.

Por qué se produce el desgaste de los neumáticos

Las ruedas están todo el tiempo en contacto con la carretera, por lo que el desgaste va a ser inevitable. Sin embargo, la durabilidad de los neumáticos puede variar mucho de un vehículo a otro. ¿Y esto por qué? Porque afectan diversos factores al desgaste.

Así, no es lo mismo circular por carreteras que hacerlo por zonas de tierra. También, el número de kilómetros que hagamos al día afectará al desgaste, así como la forma de conducir. Otros factores pueden ser una alineación incorrecta de los neumáticos o que estos no tengan la presión adecuada. Cuando esto sucede, el roce puede ser mayor y por partes desiguales. Por todos estos motivos, conviene revisar su estado para conocer si es hora de cambiar las ruedas del coche.

Aquellas partes que debemos controlar son la banda de rodadura y la profundidad del desgaste. También la presión, como ya dijimos, los flancos y cualquier otra marca que puede revelar un desgaste irregular. Si no tenemos claro si debemos cambiar las ruedas del coche, lo más recomendable es acudir a un taller.

Referencias para cambiar las ruedas del coche

Todos los neumáticos suelen traer un dibujo sobre la superficie. La función de este es la de indicarnos cuándo nos toca cambiar las ruedas del coche. Si la altura de la goma de este dibujo está en el nivel del indicador, el desgaste es alto. La profundidad del dibujo se encontrará ya en el límite que establece la ley, que es de 1,6 mm. Si decidimos no cambiar las ruedas del coche en este momento, además de poner en riesgo nuestra seguridad, corremos también el de ser multados.

Hay que tener en cuenta también que mientras los neumáticos estén en buen estado, debemos adaptarnos a las condiciones externas. Por lo tanto, en las carreteras mojadas, aunque no sea hora de cambiar las ruedas del coche, hay que moderar la velocidad. Siempre puede producirse un derrape. Si vivimos en zonas donde nieva, habrá que utilizar neumáticos de invierno y respetar el límite en mayor medida.

Otros indicadores para cambiar las ruedas del coche

Si el tiempo que pasamos conduciendo no es lo suficiente como para gastar en exceso los neumáticos, existen otras formas de tener una referencia. Son los signos del envejecimiento o el cálculo directo de la antigüedad de aquellos.

Tras cinco años con los mismos neumáticos, estos deben ser revisados al menos anualmente. El propio fabricante nos indicará cuándo debemos cambiar las ruedas del coche. No obstante, si ya han pasado 10 años desde que fueron fabricados, es probable que haya llegado el momento de hacerlo. En este caso, el desgaste no afecta, ya que es la propia antigüedad la que afecta al estado de los neumáticos.

Si aún así no tienes claro si debes cambiar las ruedas del coche, puedes acercarte a Álvarez Automóviles y estaremos encantados de revisar el estado de tus neumáticos. Elige siempre un taller de confianza y despreocúpate del mantenimiento de tu vehículo.